Impuestos y tecnología en el Comercio Exterior

25 de septiembre, 2017

En el 2016 la recaudación total de impuestos derivada de operaciones de comercio exterior fue de 787 mil 549.99 millones de pesos, de acuerdo con el Servicio de Administración Tributaria (SAT).Las tecnologías han acercado el comercio entre diversos países, por lo que ha sido necesaria una mayor regulación, impuestos y medidas fiscales que también estén apoyada en los avances tecnológicos.

En el comercio exterior cuando una empresa va a importar un bien, también debe pagar impuestos por carios conceptos. Por ejemplo, se puede pagar un impuesto General DE importación (IGI) o arancel; un Derecho de Trámite Aduanero (DTA); un impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS); una Cuota Compensatoria; cuando aplique; una Prevalidación de Pedimento (PRV); también se paga una Contraprestación (CNT), y por supuesto, también se paga un impuesto al Valor Agregado (IVA).

Todos estos cargos dependen del bien a importar y de donde sea originario dicho bien.

Son cada vez más los intercambios internacionales, que los gobiernos deben llevar un control más preciso de los impuestos. Pero el uso de tecnología también debe jugar en beneficio del agente aduanal, con el objetivo de que no se le cobre un concepto extra, agilizar los trámites, o bien, no tenga falta con ningún papeleo.

Hoy las auditorías son electrónicas y se han hecho reformas para fiscalizar de forma más precisa al contribuyente.

Las auditorías ahora están apoyadas fuertemente en las Tecnologías de Información, gracias al nacimiento del Comprobante Fiscal Digital (CFDI), y a la implantación de sistemas a nivel central que mantienen un monitoreo constante sobre las empresas importadoras.

Y aunque parezca desconfianza de las autoridades, no solo deben cumplirse todas las implementaciones, sino ser bienvenidas, pues así los múltiples filtros se enfocarán en quienes estén incurriendo en prácticas desleales y no en aquellos que tienen en regla todos sus procesos.

Acciones que siguen las autoridades

De acuerdo con analistas económicos, dentro de los temas que el SAT revisa mejor es el “mal uso de los programas de fomento (IMMEX, PROSEC, Devolución de Impuestos de Importación a los exportadores)”, así como la valoración indebida de las mercancías de importación, ya que de ello depende el correcto pago de impuestos.

Otros de los aspectos con especial énfasis es el cumplimiento de las restricciones y regulaciones no arancelarias, mercancías importadas con clasificación arancelaria incorrecta y cuotas compensatorias por mercancías importadas con prácticas desleales.

También es vigilada la llamada triangulación de origen, que es aplicada para obtener beneficios arancelarios de forma indebida, al reetiquetar una mercancía proveniente de un tercer país para importarla a un país con quien originalmente no se tiene un acuerdo comercial.

Por supuesto uno de los aspectos más delicados que se revisan son las mercancías de “uso dual”. En el sector químico y petroquímico es donde más existen este tipo de insumos, pues si no se hace una revisión exhaustiva podrían desviarse y ser utilizados en actividades delictivas como terrorismo.

Si necesitas ayuda en comercio exterior para minimizar los riesgos en procedimientos aduaneros, contacta a nuestros expertos de Grupo Ei, la agencia aduanal que te brindará asesoría personalizada. 

Conoce cómo evaluar a tu agente aduanal actual >

Artículos relacionados