¿Qué régimen aduanero se adapta mejor a tus operaciones?

23 de enero, 2018

 

Todas las mercancías que entran o salen del país necesitan destinarse a un régimen aduanero a través de un documento oficial en el que se especifica el destino que se pretende dar a dicha mercancía.

Para identificar cuál régimen aduanero es el que requieres en tus operaciones en comercio exterior es necesario reconocer las características que definen a cada uno:

  • Definitivos
  • Temporales
  • Depósito Fiscal
  • Tránsito de mercancías
  • Elaboración, transformación o reparación en recinto fiscalizado
  • Recinto fiscalizado estratégico

Definitivos

El régimen que corresponde a los llamados definitivos se divide en importación y exportación.

El régimen de importación definitiva es el que se considera cuando las mercancías de procedencia extranjera tienen la finalidad de permanecer en el país por tiempo ilimitado y se realiza el procedimiento general de importación.

Exportación definitiva es el régimen aduanal que consiste en la salida de mercancías del territorio nacional por tiempo ilimitado. Se necesita estar en el Registro Federal de Contribuyentes (RFC), así como en el Padrón de Exportadores Sectorial, si se trata de bebidas con contenido alcohólico y cerveza, bebidas energéticas, alcohol, alcohol desnaturalizado, mieles incristalizables y tabacos labrados.

Temporales

Es cuando las mercancías que entran al país permanecen por tiempo limitado y con un fin en específico. La mercancía importada temporalmente, tiene las siguientes características:

No se pagarán los impuestos al comercio exterior ni a las cuotas compensatorias, excepto en algunos casos previstos. A su vez se deben cumplir las obligaciones en materia de regulaciones y restricciones no arancelarias y formalidades para el despacho de las mercancías destinadas a este régimen.

Depósito Fiscal

Consiste en el almacenamiento de mercancías de procedencia extranjera o nacional en almacenes generales de depósito que puedan prestar este servicio en los términos de la Ley General de Organizaciones y Actividades Auxiliares del Crédito. Estos depósitos deben estar certificados por las autoridades aduaneras.

Tránsito de mercancías

Se refiere al traslado de mercancías desde una aduana nacional hasta llegar a otras bajo control fiscal, es decir:

  • La aduana de entrada envía las mercancías de procedencia extranjera a la aduana que se encargará del despacho para su importación.
  • La aduana de despacho envía las mercancías nacionales o nacionalizadas a la aduana de salida, para su exportación.
  • La aduana de despacho envía las mercancías importadas temporalmente en programas de maquila o de exportación a la aduana de salida, para su retorno al extranjero.

Elaboración, transformación o reparación en recinto fiscalizado

Se refiere a la introducción de mercancías nacionales o extranjeras a estos recintos, ya sea para su elaboración, transformación o reparación, y que posteriormente serán retornadas al extranjero o exportarse.

Recinto fiscalizado estratégico

Consiste en el ingreso de mercancía de procedencia nacional, extranjera o nacionalizada, a recintos fiscales estratégicos habilitados. Dicha mercancía es objeto de almacenaje, custodia, exhibición, distribución, venta, mensajería, elaboración, transformación o reparación.

Cabe señalar que para la clasificación de una mercancía requiere la intervención de un especialista en la materia, por lo que es necesario contratar asesoría de un agente aduanal.

En Grupo Ei ofrecemos todo tipo de asesoría en logística internacional y para realizar los pasos del despacho aduanero de forma correcta. Trabajamos para que tus procesos sean los más eficientes e innovadores de acuerdo a las necesidades de tu negocio. Consulta cómo evaluar a tu agente aduanal.

Conoce cómo evaluar a tu agente aduanal actual >

Artículos relacionados